0 2 mins 2 semanas

Por Redacción

Tuxpan, Ver.- Una verdadera tragedia se suscitó en este puerto cuando un anciano falleció por un infarto fulminante, quedando su cuerpo sobre una banqueta en la vía pública. Ante la intención de sus familiares de trasladarlo a algún centro hospitalario, varios taxistas se negaron a trasladarlo para su atención médica.
La Policía Municipal tomó conocimiento de dichos acontecimientos ocurridos sobre la calle Pedro Infante esquina con Javier Solís de la colonia “Los Artistas”, en esta cabecera municipal Personal de Cruz Ámbar arribaron a verificar la salud del ancianito, percatándose de que carecía de signos vitales e informando al personal de la Unidad Integral de Procuración de Justicia para que realizaran las diligencias correspondientes.

Trascendió que el ahora extinto en vida respondía al nombre de RUBÉN INOCENCIO N de 76 años, quién padecía hipertensión además otras enfermedades crónicas a consecuencia de su edad avanzada.
El cadáver fue colocado sobre sillas de plástico y cubierto por una sábana hasta el arribo de las autoridades ministeriales.


Policías ministeriales y peritos criminalistas realizaron el levantamiento del cuerpo y lo trasladaron a las instalaciones del SEMEFO para la necropsia de rigor.


La familia solicitaba que les entregaran el cuerpo de manera inmediata, debido a que contaban con recetas médicas y podían conseguir un certificado de defunción con el médico que lo trataba, pero al tratarse de un fallecimiento en la vía pública, las autoridades judiciales iniciaron las diligencias para deslindar responsabilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *